Derechos de ciudadanía: Carta abierta a Alberto Ruiz-Gallardón

Nuestro insigne prócer, nuestro Munícipe, Don Alberto Ruiz Gallardón, persona que se educó en los Jesuitas de Nuestra Señora del Recuerdo, se ha olvidado de lo que era la doctrina en la que le educaron. En su época, que también fue la mía, en su colegio, que también fue el mío, se hablaba de la “teología de la liberación”.

Esto del cielo, de la vida eterna, está muy bien, pero también queremos justicia en la tierra, en nuestra vida material. Ya está bien de resignación cristiana, de no te preocupes que luego viene el cielo, de sentimientos de vergüenza, de culpa…

Nuestro prócer quiere mantener en vigor su gran lema, “Madrid limpio es capital”. Lo importante no es ayudar a los pobres, a la gente con problemas, a la gente débil o debilitada por los avatares de la vida, no, lo importante es su obsesión: “Madrid limpio es capital”.

Nuestro munícipe lleva años mintiendo, sí mintiendo, diciendo que hay recursos de sobra, que la gente que no duerme en albergues es porque no quiere, que hay plazas para todos, etc., etc.

Pero no piensen que esto es un ataque político, no. El PSOE tampoco se ha preocupado nunca por el problema. Como luego repetiré los indigentes no crean alarma social y por lo tanto no interesan a los partidos políticos. No dan o quitan votos.

La realidad es que si los ‘mendigos’, como él los llama, estuvieran fuera dela M-30, perdón, Calle 30, no importarían, por que no se los vería. La realidad, que sigue siendo muy tozuda, le quita la razón.

Algunas noticias publicadas en este periódico: “La campaña contra el Frío empieza el día 25 con 35 plazas más para ‘sin hogar'” “Las plazas para personas sin hogar se amplían en 474 más -35 nuevas este año”“Sol amanece con los voluntarios apoyando a los ‘sin hogar'” “El cierre de 474 plazas en los albergues municipales por el final de la Campaña de frío”

Si se cierran 474 plazas de la Campañacontra el frío, que estaban llenas, ¿quedarán en la calle 474 personas? ¿Y todas las que seguían en las calles? ¿Será que no hay plazas para todos? Entonces, ¿por qué siguen diciendo que el problema es que las personas que duermen en la calle no quieren ir a los albergues, si no los hay? Y no será también que los albergues, los pocos que hay, son indignos.

Entre medias, y para seguir con su obsesión, nuestro Munícipe sigue limpiando Madrid. (“El Ayuntamiento invertirá 74,5 millones de euros en las nuevas papeleras”)

Eso sí, no hay recursos para los “mendigos”, como él los llama.

Solo citaré algunos datos recogidos en la ‘Encuesta sobre indigencia’ del INE diciembre 2005. Por desgracia, no ha cambiado mucho en estos años, en todo caso, ha empeorado la situación.

La población considerada como objetivo de la encuesta está cifrada entre 21.900 y 30.000 personas, en toda España. En Madrid, en torno a los 3.000. El 51,8% de los mismos son españoles. Al menos un 30% no tiene adicciones de alcohol o drogas. Un 50% busca trabajo. El 64,8% tiene estudios secundarios y un 13,2% estudios superiores.

Y ahora los datos más relevantes para mí: un 45,6% no pasa por la red asistencial y del 54,4% que sí la ha utilizado alguna vez, más del 60% opina que no le ha valido para nada.

Algo se estará haciendo mal, digo yo. O ¿es que los indigentes además de pobres son todos unos estúpidos?

Cuando una persona llega a la calle, normalmente todavía se encuentra en buen estado, solamente tiene el ‘shock’ traumático de la situación, pero si entonces acude a los Servicios Sociales estos le dicen que no le pueden ayudar porque “no da el perfil”.

Les juro que es verdad aunque parezca increíble.

Esta frase debería incluirse en la Constitución Española: “Ningún ciudadano podrá acceder a sus derechos ni a los servicios que presta el Estado salvo que previamente se determine que tiene el perfil adecuado”. ¡Tiene bemoles!

Ellos no nacieron así, no nacieron en la calle, no siempre fueron indigentes, incluso la mayoría tiene bastantes años cotizados a la S.S., pero nunca los ayudaron el primer día, el día que tuvieron que dormir por primera vez en la calle.

Abogados y doctores

Yo he conocido en la calle a abogados, doctores en filosofía pura con tres idiomas, antiguos directores de Koipe, farmacéuticos, publicitarios, cocineros de prestigio, economistas, caddies de golf, soldadores, y para que hablar de los distintos oficios de la construcción.

Cuando ya has pasado un cierto tiempo en la calle y por lo tanto estás “más madurito”, es decir más deteriorado y hundido, es cuando ya das el perfil y puedes recibir alguna ayuda.

Pero no recibes ninguna ayuda práctica, es decir ayuda real para salir de la calle, sino que recibes ayuda para mejorar tu calidad de vida… en la calle.

Nos recuentan, hacen planos de nuestra ubicación, nos estudian sociológicamente, nos dan de comer, nos visten, nos llevan de excursión, al cine, a la piscina e incluso a jugar un Campeonato del Mundo de Futbol Calle, o andar el Camino de Santiago, pero nunca aplican soluciones reales para sacarte de la calle.

Una vivienda digna, una correcta asistencia sanitaria y un trabajo digno.

Ni más ni menos que los derechos que tiene cualquier ciudadano, cualquier persona amparada porla Constitución Española.Pero si no, ¿de que vivirían las 111 organizaciones, sí 111, dedicadas a luchar contra la exclusión social, a ayudar a los indigentes?

Cuanto paro habría si cerraran todas porque el dinero que usan, subvenciones y donativos fuera directamente a ayudas sin intermediarios. El actual sistema, con muchos siglos de aplicación, no funciona.

Hoy existe en Madrid un comedor, perdón solo desayunos, llamado “el Ave María”.El comedor para pobres “Ave María”, perteneciente ala Fundación RealCongregación de Esclavos del Dulce Nombre de María, fue fundado por el monje trinitario Don Simón de Rojas en el año del Señor de 1611, bajo los auspicios de la archiduquesa Margarita de Austria-Estiria esposa del Rey Felipe III.

Han pasado 400 años y todo sigue igual. Todo sigue igual, nada cambia. No será que a nadie le interesa que esto cambie. Los indigentes no crean alarma social, a nadie le preocupa, salvo a Mr.Propper, “Madrid limpio es capital”. Sin alarma social los partidos políticos no actúan, no les da ni les quita votos.

Los indigentes, ‘sin hogar’, ‘sin techo’, transeúntes, mendigos, limosneros, o simplemente pobres, hay que ver cuantos títulos tenemos, no le interesamos a nadie. Antonio Machado decía que “todo lo que se ignora se desprecia”. Que razón tenía.

Culpabilizar a la víctima

La sociedad tiende a culpabilizar a la víctima, sobre todo a la que desconoce y le da miedo. Los niños con “síndrome de Down” fueron durante muchos años excluidos y culpabilizados por su problema. Algo habrán hecho sus padres para tener un hijo así. La gente se cruzaba de acera si los veían por la calle, daban miedo. Eran imbéciles y mongólicos. Gracias al conocimiento del problema hoy en día su situación ha cambiado y son aceptados por la sociedad.

Los gays, también sufrieron el desconocimiento, maricones de mierda, algo habrán hecho sus padres para tener un hijo maricón, delincuentes, enfermos. Hoy ha cambiado su situación. Las mujeres maltratadas, otra vez eran las culpables. Pégala que ella sabrá porque, algo habrá hecho, son todas unas putas. Por suerte hoy en día se conoce el problema y ha cambiado su situación.

Pues la gente que vive en la calle, el colectivo de los indigentes, sufre el mismo desconocimiento. Nadie en su sano juicio quiere vivir en la calle, pasar frío, dormir en dos cartones húmedos, pasar miedo, mucho miedo, sufrir el desprecio, la violencia o la indiferencia de la gente.

Son personas como usted o yo, que simplemente necesitan una ayuda en el momento correcto y no sentirse y estar abandonadas por el sistema, por este sistema del bienestar, del que tanto presumimos.

A cualquiera le puede pasar, a usted o a mí, que ya me ha pasado.

Todos tenemos derechos, derechos como personas, derechos como ciudadanos, derechos de ciudadanía.

Carta escrita por Pedro Cluster, ex indigente, vivió en las calles de Madrid durante dos años. Ahora trabaja en una librería.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura, Política, Solidaridad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Derechos de ciudadanía: Carta abierta a Alberto Ruiz-Gallardón

  1. Antonio dijo:

    ¿Que decir ante esto y ante todooooo..? Todo es falso? Ya no queda nada? La mentira, la corrupción, la falsedad, la intolerancia…. se han instalado en una sociedad que gime , seguramente más de hipocresía, que de sonrojo por lo que vé. ¿Verguenza? No, estamos viviendo demasiado bien, rugimos de avaricia y comodidad ¡Cuanto Caín y que pocos Abel! En estos dias, donde la mayoría recordamos al Cristo de la Cruz, pidamos verguenza, conciencia y solidaridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s