Educar en la justicia y la paz

 El día escolar por la paz y la no violencia se celebra este año marcado por un sentimiento de frustración que agobia a la sociedad, al mundo del trabajo y la economía y especialmente a unos jóvenes (Benedicto XVI, Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012, n. 1).

  Son muchos los factores que provocan que muchas familias y la familia humana en su conjunto se vea no solo amenazada sino también destrozada: «Unas condiciones de trabajo a menudo poco conciliables con las responsabilidades familiares, la preocupación por el futuro, los ritmos de vida frenéticos, la emigración en busca de un sustento adecuado, cuando no de la simple supervivencia » (Benedicto XVI, Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012, n. 2).

  La realidad de los jóvenes indignados que ha sacudido las calles y las plazas de España y de muchos lugares del mundo en 2011 es la expresión de estas preocupaciones derivadas tanto de «la dificultad de formar una familia y encontrar un puesto estable de trabajo» como de la incapacidad efectiva de los jóvenes «de contribuir al mundo de la política, de la cultura y de la economía, para edificar una sociedad con un rostro más humano y solidario» (Benedicto XVI, Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012, n. 1).

La salida de la crisis

  La salida de esta crisis pasa por la educación para la justicia y la paz. La educación es una realidad maravillosa, supone la construcción de una comunidad de convivencia basada en el respeto, el amor y el conocimiento. En la mesa de la educación profesores y estudiantes comparten su amor y su sabiduría, su diálogo paciente y constante, la investigación permanente, su libertad y su conciencia. No hay educación sin profesores que comparten su conocimiento y su vida y sin estudiantes que ponen su esfuerzo en la tarea del aprendizaje. «La educación es la aventura más fascinante y difícil de la vida» (Benedicto XVI, Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012, n. 2).

  Sin respeto a los profesores no hay futuro para la humanidad. La docencia es una profesión, es el ejercicio de una vocación y una competencia que se construye año tras año en el contacto con los estudiantes en el aula y con sus padres. La enseñanza necesita comunidades educativas vivas, donde los profesores estén al servicio de los estudiantes, de sus familias y de la comunidad política.

  La educación es un proceso maravilloso. «Solo la educación, la formación paciente y constante, puede dar fuerza, ofrecer perspectiva a la existencia de cada uno» (Turkson, Presentación del Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012).

  «Solo la educación puede mejorar a la persona que no es un individuo simplemente, sino un individuo en relación». A través de la educación, los jóvenes «se convierten en protagonistas, agentes principales de su camino de fraternidad con los demás y de justicia (Turkson, Presentación del Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012).

La libertad

  No hay comunidad política sin libertad. La libertad no es permiso para hacer todo lo que queramos, sino responsabilidad para «buscar modos adecuados de redistribución de la riqueza, de promoción del crecimiento, de la cooperación al desarrollo y de la resolución de los conflictos» (Benedicto XVI, Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012, n. 5).

  «Esta es la palabra clave: responsabilidad» (Turkson, Presentación del Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012).

La justicia

  Las ciencias humanas y sociales no pueden olvidar sus fines. El fin de la economía es la satisfacción de las necesidades de todos. El fin de la política es el bien común. El fin del Derecho es la justicia. «La justicia […] no es una simple convención humana, ya que lo que es justo no está determinado originariamente por la ley positiva, sino por la identidad profunda del ser humano»(Benedicto XVI, Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012, n.4).

  No se puede educar en la paz sin educar en la justicia, en el respeto de la dignidad de la persona, de los derechos inviolables que le son inherentes, en el respeto del libre desarrollo de la personalidad, en el respeto a la ley, expresión de la voluntad general democráticamente manifestada, y en el respeto a los derechos de los demás. «Para ser verdaderamente constructores de la paz, debemos ser educados en la compasión, la solidaridad, la colaboración, la fraternidad; hemos de ser activos dentro de las comunidades y atentos a despertar las consciencias sobre las cuestiones nacionales e internacionales, así como sobre la importancia de buscar modos adecuados de redistribución de la riqueza, de promoción del crecimiento, de la cooperación al desarrollo y de la resolución de los conflictos» (Benedicto XVI, Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012, n. 4).

  «La paz para todos nace de la justicia de cada uno y ninguno puede eludir este compromiso esencial de promover la justicia, según las propias competencias y responsabilidades» (Benedicto XVI, Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012, n. 4).

El reto es enorme y digno del proyecto de Dios para toda la humanidad. «Juntos debemos construir un nuevo humanismo, una nueva alianza entre los seres humanos que sean capaces de construir un mundo con un rostro más humano y fraterno, donde la técnica no prevalezca sobre la naturaleza de los seres humanos, donde toda la actividad profesional, cultural, política y económica no sea sólo el fruto del conocimiento y de una lógica técnica, sino que se nutra precisamente de ese humanismo. Es necesario, por tanto, que cualquier actividad  tenga en cuenta, ponga en su fundamento reconocido la dignidad del ser humano, dando prioridad siempre y de todas formas al diálogo y al derecho frente a la prevaricación, la arrogancia, la ofensa, el horror, la guerra entre los pueblos y entre las naciones, la persecución, el odio, las violaciones de los derechos humanos, los pecados contra Dios, contra la creación y contra los hombres, los pecados que matan la caridad y la civilización» (Turkson, Presentación del Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012).

Contenidos y objetivos de la educación en la justicia y la paz

  Los crucificados por la crisis nos sitúan ante una emergencia educativa. «Es crucial que los jóvenes sean educados en la verdad, la libertad, la justicia y el amor, los cuatro pilares principales de la casa de la paz, de acuerdo conla Pacemin Terris del Beato Juan XXIII» (Mario Toso, Presentación del Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012).

Educar en la justicia y la paz significa «despertar la conciencia sobre temas nacionales e internacionales, para asegurarse de que todos los sujetos sociales, incluidos los jóvenes, son conscientes de los problemas planteados […] por la crisis financiera todavía en curso, por la crisis alimentaria y medio-ambiental» (Mario Toso, Presentación del Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012).

  Educar en la justicia y en la paz debe suponer conocer los efectos positivos y negativos de la globalización: la mayor unificación de la familia humana, el crecimiento de los diferentes pueblos, los nuevos desequilibrios y desigualdades. Implica descubrir «las nuevas exigencias del bien común mundial y de la justicia social global» (Cfr. Mario Toso, Presentación del Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012).

Si anhelamos la redistribución de la riqueza esto requiere educar para organizar la economía para que, en todas sus fases, como siempre sugierela CIVse experimente la justicia social, tanto nacional como internacional (Cfr. Mario Toso, Presentación del Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012).

Un papel no menor le corresponde a la doctrina social dela Iglesia.«Es necesario que la doctrina social dela Iglesiase enseñe principalmente como un elemento esencial de una nueva evangelización y, por tanto, como elemento que favorece la profecía» (Mario Toso, Presentación del Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012).

Metodología educativa

  ¿Cómo podemos afrontar esta educación para que los jóvenes sean gonistas en la construcción de una sociedad más justa y pacífica?

«Para educar a los jóvenes es necesario:

a) estar atento a ellos, saber escucharlos y valorarlos;

b) comunicarles el aprecio por el valor positivo de la vida, suscitando en ellos el deseo de gastarla al servicio del Bien;

c) ofrecerles una formación no mediocre, que los prepare más profundamente a afrontar la realidad. Esto implica una buena formación intelectual, emocional y práctica, crítica, abierta al servicio de la vida, sapiencial, que se puede aprender de los maestros buenos pero sobre todo de los auténticos testigos que pueden ver más lejos que los demás (cf. n. 2);

d) ayudarles a formar una familia, y encontrar un trabajo […];

e) capacitarles para contribuir al mundo de la política, de la cultura y
de la economía (cf. n. 1): hay que invertir, por lo tanto, en la formación para preparar a las nuevas generaciones de ciudadanos, de administradores, de políticos, de intelectuales, de empresarios, de gerentes, de profesionales en todos los campos, incluido el de la comunicación: con el objetivo de que sean competentes profesional, ética y espiritualmente, a través de itinerarios educativos que les ayuden a concebir su propio tesón como una “vocación” a vivir con “pasión”, es decir, con amor a Dios y al prójimo;

f) ayudar a las familias, porque en la sociedad post-industrial, los padres no pueden fallar en su tarea fundamental de educadores, garantizando su presencia adecuada en el contexto doméstico; apoyar a las familias en cuanto a la maternidad y la paternidad, para que puedan ejercer su derecho-deber de educar y elegir las estructuras educativas (cf. n. 2). Aquí, también, hay que pensar en las diversas políticas relativas a la organización del mundo del trabajo, de la remuneración, de las administraciones públicas (Mario Toso, Presentación del Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012).

  Es necesario «asegurarse que los diversos ambientes educativos como la escuela, el trabajo, la sociedad política, los medios de comunicación ayudan a la búsqueda de la verdad, fortalecen el deseo del bien, sean lugares donde se respete la persona en su dignidad y no sean tratados como un instrumento, como una “cosa” .En otras palabras, los responsables de las diversas instituciones culturales, sociales, políticas deben velar para que las mismas instituciones sean “educativas”, “justas”. Los políticos, por ejemplo, son invitados por Benedicto XVI para ofrecer, entre otras cosas, una imagen limpia de la política como un servicio para el bien de todos (cf. n. 2)» (Mario Toso, Presentación del Mensaje parala Jornada Mundialdela Paz2012).

Conclusión

  Educar en la justicia y la paz constituye un elemento fundamental para combatir la crisis económica y financiera que estrangula las posibilidades de vida en libertad de los jóvenes. Los jóvenes deben ser protagonistas de su propio desarrollo personal y esforzarse en la construcción de una comunidad política que les debe ofrecer oportunidades. No podremos salir de la crisis sin la construcción de comunidades educativas basadas en el respeto al estudiante y a su esfuerzo y al profesor y a su competencia docente.

Artículo escrito por Francisco Javier Alonso Rodríguez, Presidente de la Comisión Diocesana Justicia y Paz de Madrid, y publicado el 25 de enero, en la web de Justicia y Paz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Educación. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Educar en la justicia y la paz

  1. Un montañero dijo:

    Estoy de acuerdo con todo, pero se hace duro darle clases a adolescentes que no se preocupan por lo que es habitual de esa edad, como siempre había sido hasta ahora, sino por acabar de una vez, y poder pasar lo que queda del día viendo la tele o jugando con la “play”.

    El “neoliberalismo” ha transformado tecnologías muy útiles en payasadas, como pueden ser “Facebook” o la dependencia de los teléfonos móviles. Al final, todo se reduce a lo mismo: cuanto más tiempo pierdas con estupideces inútiles, menos dedicas a tu propia formación, y terminas siendo una marioneta fácil de manipular, que es el fin de quiénes nos gobiernan…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s