El negocio de la soja amenaza la vida de Pedro Casaldàliga

Este artículo conjunto de David Fitó y  Gustavo Duch, de la Revista SOBIRANIA ALIMENTÀRIA, BIODIVERSITAT I CULTURESfue leído en el blog del segundo Palabre-ando.

Los titulares de la prensa lo han explicado así: “Pere Casaldàliga obligado a huir de Sao Fèlix do Araguaia por las amenazas de muerte que ha recibido de grandes terratenientes por su defensa de los Derechos Indígenas”. Nosotros añadimos que las amenazas a Dom Pedro, como le llaman en Brasil, son otra muestra de una globalización que hace de la alimentación un negocio asesino para el Planeta y para muchos millones de personas. Y Catalunya no es ajena.

Son bien conocidos los intereses económicos, políticos y/o geoestratégicos que durante buena parte del siglo XX fueron la causa de expulsar, o incluso exterminar, un gran número de pueblos indígenas en toda América, también en Brasil. Como el pueblo Xavante, de la tierra indígena Marãiwatsédé, que en el 1964 fueron deportados en aviones militares al sur de la región para dejar lugar a la compañía agropecuaria Suiá-Missú. En poco tiempo,  Suiá-Missú se convertiría en una de las mayores haciendas del mundo. Más tarde en estas mismas tierras entraron otras empresas o unas pocas familias que las convirtieron en grandes latifundios. Aprovechando la falta de regularización de las tierras, muchas de éstas se revendieron ilegalmente a pequeñas familias pobres que, aun sabiendo que eran originariamente indígenas, lo vieron como una oportunidad para salir de la miseria.

A pocos kilómetros de este lugar vive desde hace 44 años, Pere. Y gracias al compromiso de personas como él y la lucha incesante de las poblaciones indígenas y de otros colectivos, se ha desbloqueado el reconocimiento a la historia de la población indígena Xavante de Marãiwatsédé, hasta el punto que ahora, cumpliendo un mandato judicial, se ha decidido ejecutar el retorno de las tierras que siempre habían habitado. Pero, claro, en más del 80% de las tierras Marãiwatsédé ahora viven “nuevos ocupantes” que no están de acuerdo en ser reubicados o desposeídos de dichas tierras. Es en estos momentos de reparación histórica cuando grandes terratenientes, utilizando en primera línea del frente a las familias de los pequeños asentamientos, han pasado de la presión política al uso de la fuerza. Y han empezado amenazando a quien, con más claridad, se ha posicionado con su testimonio, Pere Casaldáliga y otras personas y organizaciones que han defendido que la tierra sea devuelta a quien pertenece y que las familias engañadas que ahora viven allí, sean reubicadas en otras tierras no utilizadas donde podrían recuperar su actividad.

No es de extrañar que sea ahora que el monocultivo de soja para alimentación  del ganado esté ya sobre las tierras del Área Indígena Marãiwatsédé y a punto de llegar a Sao Fèlix, cuando se quiere silenciar, entre otras, la voz comprometida de Pere Casaldàliga. Se quiere imponer nuevamente el monopensamiento neoliberal donde acumular riqueza es suficiente excusa para poder amenazar la defensa de los derechos más fundamentales. Es ahora cuando interesa silenciar las voces que puedan frenar el avance de este agronegocio mundial, del que en Catalunya tenemos parte de la solución.

No hace falta desplazarse allí para verlo con nuestros propios ojos. Se puede hacer por internet, sin salir de delante de la pantalla del ordenador. Con un programa que permite ver la Tierra desde imágenes aéreas, fijándonos en Brasil, Paraguay, Argentina, Bolivia u otros países que nos exportan la soja o el maíz. Sin necesidad de ampliar mucho se puede observar como la irregularidad de la selva se está volviendo cuadriculada por grandes parcelas con unas carreteras en medio que facilitan la exportación de esta soja transgénica desde allí hasta los puertos de Barcelona, Tarragona o cualquier otra parte del mundo. Y esta soja la encontramos en el pienso de nuestros cerdos, gallinas o vacas como alimento de un modelo de producción intensivo y contaminante que enriquece a unos pocos a la misma velocidad que ahoga a la pequeña ganadería catalana.

En definitiva, empieza a ser el momento de sentirnos más partícipes e interpelados cuando los medios de comunicación informan de unas madres argentinas denunciando abortos por culpa de las fumigaciones de los campos de soja lindantes a su barrio; o del asesinato en Paraguay de 10 campesinos que se resistían a abandonar sus asentamientos –porque las grandes compañías quieren ampliar sus monocultivos de soja; o de Miguel Galvan, campesino argentino que ha sido asesinado por la misma codicia.  Y tal vez empezaremos a entender que para evitar que personas como Pere Casaldàliga sean amenazadas por la defensa de los derechos indígenas, también es necesario que nosotros luchemos aquí en Catalunya por una alimentación basada en nuestros propios recursos productivos y en manos de muchas pequeñas y sostenibles agriculturas locales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ecología, Solidaridad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El negocio de la soja amenaza la vida de Pedro Casaldàliga

  1. Un Montañero dijo:

    Y también es la soja que comen los que no quieren comer leche de vaca, porque es mala para su salud y produce un gran impacto sobre el medio ambiente. El problema es que sólo vemos el medio ambiente que tenemos a 10 kilómetros de distancia. Si es en China o Brasil, da igual…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s