OCHENTA Y SIETE

Otro artículo de Alberto Revuelta denunciando, en este caso, la muerte de 87 personas, por supuesto emigrantes, “ahogándose de sed en el desierto camino de Argelia. Y es más indignante cuando estos días se airean con tanta profusión los excesos tecnológicos de los países enriquecidos. Que nuestra voz no calle. Gritemos.

48 niños. 32 mujeres. 7 hombres. 87 muertos de sed en el desierto camino de Argelia. Por supuesto migrantes. Por supuesto negros. Por supuesto pobres. La miseria andando.

El sistema de satélites de vigilancia militar y civil norteamericano, soviético y en parte de la UE puede detectar a los terroristas del desierto yemení y enviarles un dron para que acabe con ellos. El Centro Nacional de Inteligencia español tiene en Canarias un sistema de escucha hacia Africa que después envía a Estados Unidos. Lo va a contar su director, un general demócrata ¡faltaba más¡, en el Congreso dentro de unos días.

La NSA, agencia de espionaje norteamericana, conoce los secretos de alcoba de Angela Merkel y los pensamientos, si los tienen, de los presidentes de todos los países de la UE y parte del extranjero y sabe lo que va a decir el señor Papa en Santa Marta antes de que sus palabras lleguen a su boca. Ya se las saben todas.

Pero no han podido fijarse en 48 niños, 32 mujeres y 7 hombres que caminaban por el desierto que ellos espían camino de Argelia y que se morían de sed e inanición.

No hay drones de protección civil. Solo hay drones para producir daños colaterales. 87 daños colaterales.

48 niños, 32 mujeres, 7 hombres. Muertos de sed. En 2013. Nosotros estamos inmersos en discutir las fronteras de Cataluña, los euros de Cospedal y Barcenas, las vainadas de Pons o Floriano, las tensiones de Rubalcaba y Chacón o los escraches a Susana Diaz. 87 muertos de sed. 87 desgraciados ¿a quién le importan?.

Obama mira a todo hombre venido a este mundo durante su mandato y lo anota para que los analistas acumulen datos que sirven para que 87 personas, con dignidad de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ¡¡fantastico¡¡, se mueran de sed en el desierto.

Fouché en 1793 hizo cañonear a 60 jovenes atados e indefensos para imponer la Igualdad, la Fraternidad y la Libertad en Lyon. Hoy 48 niños, 32 mujeres y 7 hombres han muerto de sed cerca de Argelia buscando la Igualdad, la Fraternidad y la Libertad de Occidente, mientras los sistemas de vigilancia intentan saber el color de la ropa interior de la señora Merkel para que Obama pueda tomar medidas.

En  medio de este sinsentido y de este inmenso dolor, ¿Dios?. A Dios nadie le ha visto. Yo, que creo, desde la angustia, solo tengo la vista puesta en Jesús clavado en una cruz y escarnecido, gritando a pleno pulmón ¡¡¡Dios mio, Dios mio, ¿por qué me has abandonado?¡¡. Lo mismo que 48 niños, 32 mujeres y 7 hombres. Gritemos con ellos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Solidaridad, Tercer Mundo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a OCHENTA Y SIETE

  1. Un Montañero. dijo:

    Una reflexión excelente. De todas maneras, esto no es muy distinto de las lanchas con muertos por deshidratación o de hambre e insolaciones, que han aparecido en las costas africanas, camino de Canarias. Impresiona por la forma, pero es exactamente lo mismo…

  2. Eva Álvarez dijo:

    Y el gobierno español, para mostrar su solidaridad con esta panda de bárbaros, que hace unos días se “lamentaba” de las víctimas que intentaban llegar a Italia, ha puesto CUCHILLAS en la valla que nos “protege” de los inmigrantes africanos.! Siento asco y verguenza!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s