Cuando la pena de muerte es contemplable

Inocencio Arias, que fue en su día Embajador de España en la ONU, publica hoy en el periódico “El Mundo”, un artículo de opinión sobre el terrible secuestro de dos centenares de niñas en Nigeria y la falta de interés y respuesta de la comunidad internacional.

Un salvaje fanático religioso  nigeriano ha raptado a 246 niñas o jovencitas de un colegio y amenaza con venderlas como esclavas. No cabe pensar en nada más aberrante que un descerebrado fundamentalista secuestrando a unas crías, ocultándolas en algún lugar remoto y anunciando que las va a vender “en nombre de Alá”, que las forzará a casarse aunque tengan nueve años y que podrán convertirse en esclavas. Este grupo bestial actúa bajo el nombre de Boko Haram, que significa “la educación occidental es un pecado” y no ha podido ser rastreado o capturado por las autoridades nigerianas, no se sabe si por incompetencia, simpatía de algunas fuerzas del orden con los fanáticos o por las ingentes dimensiones del país. (Nigeria es un país enorme, tiene 170 millones de habitantes y recientemente rebasó a Sudáfrica como la mayor economía del continente africano)

  La atrocidad de Boko Haram produce varias reflexiones. No es la menor la de un político estadounidense que dice que si el mundo occidental recuperara excepcionalmente la pena de muerte este sería un caso claro de aplicación. La pena máxima está bien abolida pero los de Boko Haram merecen ser juzgados en La Haya y obtener cadena perpetua.

  La segunda, ésta  palpable, que, una vez más, cuando en el mundo se produce un desmán humanitario, Somalia hace años, Libia, ahora las niñas raptadas…la comunidad internacional mira inmediatamente a Estados Unidos. Se espera que Washington actúe a pesar del costo económico o humano (Somalia). Y curiosamente, Estados Unidos, por mala conciencia por intervenciones suyas no gloriosas, por la fuerza de sus medios de información, o por saber que nadie lo va a hacer, se moviliza. Los comentaristas de Estados Unidos están estos días distraídos con el trasnochado ataque terrorista a su Consulado en Bengazi (los enemigos de Obama y más aún los de la posible candidata Hillary Clinton huelen sangre escarbando en el tema) y con la primera confesión de la Levinsky sobre sus escarceos amorosos con Clinton, sin embargo, el Presidente Obama ha sido el primero en ofrecer ayuda al gobierno nigeriano para resolver el caso. Han seguido Paris y Londres. Las potencias no occidentales, Rusia, China, exhiben por enésima vez su inhibición. Parece como si  la violación sangrante de los derechos humanos, las catástrofes humanitarias no fueran con ellas. Y así desde tiempo inmemorial.

   La tercera es la reacción pesarosa pero poco indignada de los países islámicos. Las bestias de Boko Haram han perpetrado su brutal acto al grito de “Ala es grande” y dicen que van a vender niñas a 10 dólares. Con todo, no hay un clamor unánime de los creadores de opinión en el mundo islámico que diga claramente : “esto no es Alá y no tiene nada que ver con Alá, esto es una salvajada premedieval y ustedes están blasfemando contra Alá y todo lo que representa” .

   Por último está la actitud pasiva de nuestra sociedad. En otros países ya ha habido manifestaciones ante la Embajada de Nigeria, comentarios generalizados de rechazo contra esta barbarie, aquí, en España, por ahora, con alguna excepción mediática, se mira el hecho con notable tranquilidad. Es paradójico que una nación tan pacifista y humanitaria como la nuestra cuando hay  que manifestarse contra la guerra de Irak (ahí, claro está, podíamos desahogarnos contra Estados Unidos) no inunde radios, periódicos y televisiones diciendo que hay que hacer algo frente a un cafre inhumano del siglo XXI.

Para todas las personas que quieran colaborar, adjunto página de contacto de la Embajada de Nigeria en  Madrid. Es suficiente con rellenar los tres campos y exigir la inmediata liberación. 

http://www.nigerianembassyspain.org/contact.php

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Tercer Mundo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s