Tres mujeres muertas

Con este título publicaba Alberto Revuelta, en Atrio, un delicioso texto de homenaje a las tres religiosas asesinadas en Burundí. Una atroz noticia que se calla y se olvida, me sumo al homenaje.

76 años, 79 años, 82 años. A esa edad las mujeres son ancianas que esperan el fin en sus casas, en los geriátricos, con sus hijos si tienen suerte.

Que hacían Lucia Pulici, Bernadetta Boggian y Olga Raschietti en un barrio perdido, de un país perdido en un continente perdido en lugar de estar en la bella Italia  devanando los días a la espera del fin de su paso por esta tierra?

Mujeres de hierro estaban con el hombre de sus sueños a la espera de la llamada con las lámparas encendidas.

Mujeres de esperanza no quisieron abandonar la acción en medio de la vida para ponerse inyecciones y tomar pastillas y contar historias de cuando eran jóvenes o maduras.

Habían encontrado al hortelano que les dijo: Lucia!, Bernadetta!, Olga! y esa voz destruyó la vejez y las dejó plantadas en los cincuenta hasta morir.

Y qué muertes!. Violadas, machacada la cabeza, decapitadas en la noche del día del Señor. Destruidas. Como el hombre de sus sueños. Como el hortelano escapado del sepulcro ya vacío. Lo ha cantado Wolf Biermann : ” Quien no busca el peligro, perece”.

Las legiones de ángeles no llegaron. No tuvieron la misericordia que ellas dieron a lo largo de sus días. Dios escondido no movió un dedo en su defensa. Como con el hombre de sus sueños permaneció mudo y sordo.

Lucia, Bernadetta y Olga han resistido impávidas las llamadas del retiro. Han dicho SI a la vida y SI  a la muerte en medio de la vida. Estando de servicio hasta el final. Su jubilación se la han conseguido sus asesinos. Ellas son su pensión contributiva.

Nuno Judice, un maestro de la poesía portuguesa de estos dias, lo ha contado : “Pregunto como se escribe el poema. Y la única respuesta posible /es escribir el poema”. Lucia,  Bernadetta  y Olga son doctoras cum laude en poesía contemporánea. Como santa Cecilia han muerto de amor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Iglesia, Tercer Mundo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s