¿Del desempleo al disempleo?

El texto que comparto fue publicado por J. I. González Faus , en el periódico La Vanguardia. Unas pinceladas de realidad, que nos ayudan a no perder las perspectivas sobre la misma.

En su origen el prefijo “des” significaba ausencia, mientras que “dis”  significa fractura. Aunque luego se fueron mezclando los significados, aún podemos percibirlo en algunos casos: desánimo es falta de ánimo, y discordia son corazones enfrentados. Deslocalizar es dejar un lugar, pero dislocar es colocar mal…

Por eso, cuando nuestro  gobierno anuncia que estamos saliendo del desempleo, la honradez más elemental exigiría añadir que estamos creando dis-empleo. Un juez de Asturias acaba de fallar un conflicto de pensiones alegando que “la precariedad es un rasgo habitual de nuestro mercado laboral”. No hay mucho de qué presumir ni aunque se nos prometa crear 3 millones de (dis)empleos. Y menos se puede presumir si uno se profesa cristiano porque Francisco le dirá que la mejor manera de que no haya violencias es “el salario justo [que] permite el acceso adecuado a los bienes destinados al uso común” (EG 192). Pero las troikas, bancos y  empresarios insisten en que sigamos con “moderación salarial”: un eufemismo tan espléndido como hipócrita.

Por eso no comprendo que, cuando al presidente se le recuerdan estas cosas, responda: “me habla usted de un país que no conozco”. Confesión que no tendría importancia si no fuera porque se trata del mismo país que está gobernando.  Ese desconocimiento lo puso de manifiesto cuando en el pasado debate habló del “sacrificio de las clases medias”. Que no hablara de las clases altas se comprende porque éstas no han hecho ningún sacrificio (aunque son las que deberían haberlo hecho); pero a las clases bajas, que son las que han pagado los platos rotos, ni las mencionó ni les agradeció nada: porque no las conoce.

Digámoslo de otro modo: norma ética elemental es que “el fin no justifica los medios”. Hace años, durante la primera legislatura de José Mª Aznar, hubo un rifirrafe parlamentario a propósito (si no recuerdo mal) de unos emigrantes expulsados. Y Aznar se limitó a argüir:  “había un problema y se ha solucionado, ¿qué más quieren Uds?”. Semejante modo de argumentar ignoraba totalmente la cuestión de la moralidad de los medios. Y ahí seguimos anclados. Matando de hambre a los más débiles cualquiera sale de una crisis.

Pero el problema es que, como la sangre en las manos de lady Macbeth, no se borra ese maldito principio de que un fin, por bueno que sea, no justifica cualquier medio que lleve a él. Sólo si se tratase de nuestro fin últimovaldría esa justificación: aquello que conduce al cielo es necesariamente bueno. Pues bien: ahora parece que ese fin último que justifica todos los medios es el dinero y los que lo tienen en abundancia. Si además, hemos tenido la suerte del descenso del petróleo y la devaluación del euro, no hay mucho de que presumir, ni cabe llenarse la boca con que “creamos empleo”. Creamos disempleo. Y ¡a qué precio! Si nos dijeran: “lo sentimos mucho, pero no podemos hacer otra cosa porque el sistema es así”, tal vez aceptaríamos la excusa. Pero de eso nada: porque ellos son apologistas del “sistema que mata” (Franciso).

Nuestro presidente tiene una virtud que es su mayor defecto: confunde la brillantez con la verdad. Decir al que le acusa: “no me hable Ud de corrupción porque Ud tiene más”, puede cosechar aplausos en el Congreso. Pero el recurso al “tú más” es un reconocimiento explícito de que “yo también”, cuando lo que tenía que haber mostrado es que “yo nada”:  porque era él quien se examinaba. Si a uno le juzgan por acoso sexual no valdrá que le diga al juez “también Ud es acosador”, ni aunque eso fuese cierto: porque ahora el examinado es él, no el juez. Puede ser brillante decirle al Sr. Garzón: “se cree Ud el único que tiene sentido social”. Pero tampoco sirve de nada porque el acusador no te ha dicho que él sea el único, sino que tú no tienes (cosa verdadera en mi opinión). Y puede ser brillante presentar ahora unas medidas levemente sociales, pero no vale cuando antes se tomaron medidas descaradamente antisociales. Hasta nuestra moderada vicepresidenta  abandonó su tarea informadora para dar doctrina sobre el oscuro caso Monedero, sin caer en la cuenta de que podrían parodiarla así: “con amnistías fiscales para los Bárcenas y Pujoles, ¿cómo quieren Uds. que podamos financiar la sanidad y la educación?”…

Entonces se refugian en otro tópico: “la herencia recibida”. Pero, propiamente, esa herencia se gestó en 1998 con la ley del suelo de Aznar: ella produjo la burbuja que luego estallaría en manos de ZP. Éste, con su ingenuo optimismo, siguió inflando la burbuja, y presumiendo de ello, hasta que le explotó. Y entonces se aprovecharon los saduceos para hacerle cambiar antidemocráticamente la Constitución.

Resumiendo: preferiríamos que nuestro gobierno reconociera que sólo crea disempleo y nos dijese humildemente: “con los condicionamientos troikistas, merkelianos y bancarios no se puede hacer otra cosa”. Pero que, tras haber lanzado al agua a los más indefensos para aligerar la barca, presuma ahora y alardee y se gloríe, eso no parece perdonable. Con todas las distancias que se quiera, es del mismo estilo que lo que hace el Califato Islámico cuando, además de matar, pregona sus asesinatos por internet…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s