BERLÍN: ANTE LA EXTREMA VULNERABILIDAD DE NUESTRAS VIDAS

Xavi Casanovas y Santi Torres publican en el blog, de la fundación que ambos dirigen- Cristianisme i Justicia- este certero análisis de los atroces acontecimientos que han ocurrido, estos últimos días, en este mundo globalizado.

Nos levantamos con la noticia de un nuevo atentado, esta vez en Berlín. A la espera de confirmar la autoría, quedamos una vez más atónitos y golpeados por las imágenes y las cifras de la barbarie. Nuestra solidaridad con las víctimas berlinesas, y con todas las víctimas de lo que se va dibujando poco a poco como una guerra de alcance más global de lo que hubiéramos podido imaginar. A Europa se le impone una realidad nueva y desconocida, atemorizada y recelosa por la llegada forzosa de miles y miles de hermanos que huyen precisamente de aquella violencia que tanto nos horroriza y que ahora nos golpea de cerca.

Dos reflexiones nos vienen a la cabeza ante hechos trágicos y violentos como este:

1. La primera reflexión nos remite a la extrema vulnerabilidad de nuestras vidas. Quizás en algún momento hemos llegado a pensar que éramos seres indestructibles, que la seguridad era intrínseca a la vida en Europa. La fragilidad de nuestras vidas se pone en evidencia en cada nuevo atentado, en cada agresión en nuestra casa. Y no deja de descolocarnos, de recordarnos que la vida es algo realmente frágil a cuidar. Sí, somos seres vulnerables, también dentro de esta Europa fortaleza que intentamos construir. Por mucho que levantamos vallas, muros y externalicemos fronteras, difícilmente conseguiremos liberarnos de la fragilidad que forma parte de la condición humana.

2. En segundo lugar estos atentados responden a una escalada de violencia global, una violencia que se vive diariamente en los países de Oriente Medio, y de la que en Europa sólo recibimos los ecos, las segundas derivadas. Esto nos recuerda que para acabar con este horror necesitaremos una apuesta y una implicación clara para trabajar por la paz. No puede ser que mientras lamentamos esto, sigamos exportando armas, también a lugares de conflicto. No puede ser que una parte importante de la ayuda al desarrollo vaya destinada a reforzar fronteras externas, a la construcción de muros… a impedir que las personas que huyen desesperadamente no tengan vías seguras y ordenadas de salida. No puede ser que mientras lloramos los muertos, seguimos insistiendo en modelos económicos y sociales que fomentan la segregación, el sálvese quien pueda, la indiferencia, el individualismo…, el nihilismo.

Atacar los síntomas sin plantearse ir a la raíz de la enfermedad y del problema, es seguir abandonando nuestra suerte a políticas basadas únicamente en la seguridad y la militarización. Desde la solidaridad con las víctimas de este atentado, es necesario que hechos trágicos como estos nos ayuden a reflexionar que Europa no puede seguir dando la espalda al mundo. ¿Podrá reaccionar Europa? Nos lo jugamos todo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política, Solidaridad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s